El Consejo Mundial de Iglesias (CMI) acogió con satisfacción la encíclica del papa Francisco, "Laudato si'", publicada el 18 de junio, que destaca la labor que las iglesias y organizaciones ecuménicas vienen desarrollando desde hace décadas en el cuidado de la Tierra y en los asuntos relacionados con la justicia climática.

"Es hora de que nos centremos en nuestra responsabilidad compartida como seres humanos, y en las maneras en que las iglesias podemos apoyar a quienes están dispuestos a hacer los cambios necesarios", dijo el Rev. Dr. Olav Fykse Tveit, Secretario General del Consejo Mundial de Iglesias.
"Esta encíclica demuestra a todos que estos asuntos son centrales en nuestra fe cristiana, y que debemos afrontarlos como cuestiones de justicia y paz, unidos como cristianos e iglesias con todas las personas que se preocupan por nuestro futuro común", añadió.

Tveit también hizo hincapié en el reconocimiento positivo a "otras Iglesias y Comunidades cristianas (que) han desarrollado una amplia preocupación y una valiosa reflexión sobre estos temas" (párrafo 7), y en particular las referencias al Patriarca Bartolomé.

El director ejecutivo del CMI retomó la afirmación del papa sobre la necesidad de establecer un diálogo entre política y economía (189-198) y entre las religiones y las ciencias (199-201) como una condición sine qua non para responder a la crisis ecológica de forma efectiva.

Tveit también destacó las referencias a la deuda ecológica (51-52) y la contundente afirmación de que el "acceso al agua potable y segura es un derecho humano básico, fundamental y universal" (30).

El doctor Guillermo Kerber, encargado del programa sobre Cuidado de la Creación y Justicia Climática, apoya la clara afirmación de que el cambio climático es consecuencia de la actividad humana y que tiene mayores consecuencias sobre las comunidades más pobres y vulnerables. "La encíclica es un importante llamamiento a actuar con urgencia como individuos y ciudadanos, así como a nivel internacional, a fin de dar una respuesta efectiva a la crisis climática", afirmó Kerber.
Declaración del Rev. Dr. Olav Fykse Tveit, Secretario General del CMI (en inglés)
El Consejo Mundial de Iglesias promueve la unidad cristiana en la fe, el testimonio y el servicio en pro de un mundo justo y pacífico. El CMI, una comunidad de iglesias fundada en 1948, contaba al final del año 2014 con 345 iglesias miembros que representan a más de 500 millones de cristianos de tradiciones protestantes, ortodoxas y anglicanas entre otras en más de 140 países. El CMI trabaja también en cooperación con la Iglesia Católica Romana. Su secretario general es el pastor Dr. Olav Fykse Tveit, de la Iglesia (Luterana) de Noruega.
 
© Mazur/catholicnews.org.uk
18 de Junio 2015