.

HNA MICHELLE: LA VOZ SUAVE DEL ECUMENISMO

HNA MICHELLE: LA VOZ SUAVE DEL ECUMENISMO

Conocí  a la Hna. MichelleChatenet hace ya varios años. Siempre m...

POBRES Y POBREZA EN EVANGELII GAUDIUM

POBRES Y POBREZA EN EVANGELII GAUDIUM

1.Gestos simbólicos.
El nuevo Papa Francisco, antes de pronunciar mucho...

Carta de Pablo Richard en relación a la excomunión de miembros del Movimiento Somos Iglesia

Queridos hermanos hermanas de Amerindia: He recibido toda la información sobre la excomunión de miembros del movimiento "Somos Iglesia" europeo. No estoy de acuerdo con los hechos y actitudes de este movimiento. Ciertamente no me parece adecuado la reacción de la Congregación para la doctrina de la fe, quizás pudo actuar de otra manera. Pero me indigna la reacción del Movimiento somos Iglesia en Europa. Aquí en América Latina, y en el Tercer mundo en general, no nos están "excomulgando", sino "asesinando". ¿cuál ha sido la solidaridad del movimiento Somos Iglesia de Europa con los pobres, con las comunidades cristianas de base en América Latina ?. Me molesta ese movimiento, aunque me solidarizo con sus victimas por parte del "Santo Oficio", pero también me molesta y me indigna, porque ese movimiento  tan centro europeo está deformando nuestra manera liberadora de ser Iglesia en el Tercer Mundo, "Iglesia de todas y todos". 

Aquí en América latina   no celebramos la Eucaristía cuando no hay sacerdotes, porque la Iglesia está muy lejos de los centros urbanos, o simplemente porque nuestros sacerdotes han sido exilados, incluso asesinados. Eso no excluye que las Comunidades de Base se reúnan el Domingo para la Liturgia de la Palabra. Cuando hay un sacerdote, cosa que no es tan fácil y frecuente, es toda la comunidad que celebra juntos. No somos Iglesia  clerical. Nuestra Iglesia, esa que renació en Medellín, en el "Movimiento Bíblico de Liberación" es Iglesia de todos y todas en todo momento, siempre somos "Iglesia Pueblo de Dios", cualquiera sea su estructura eclesial posible.  Veo que el movimiento Somos Iglesia en Europa, refleja mucho la actitud de una iglesia  muy dependiente de estructuras mas bien eclesiásticas  y  muy teórica y personalista. Nos solidarizamos con el dolor que están sufriendo sus líderes y sus comunidades, entendemos sus esperanzas y utopías truncadas, pero no olviden que también nosotros y nosotras en el Tercer Mundo, también somos Iglesia, una Iglesia muchas veces mártir y perseguida, no por los poderes del Santo Oficio, sino  por las autoridades políticas y militares opresoras y muchas veces criminales. Además que nuestra Iglesia hemos contado con la solidaridad de muchos obispos como Mons. Romero. Esta es nuestra fuerza y nuestra esperanza. También hemos sufrido la deslegitimación, especialmente en los años 80, por La Congregación de la Doctrina de la Fe. Esta deslegitimación fue responsable en muchas muertes y martirios, pero supimos resistir desde la fuerza del Pueblo de Dios. Analizamos "donde estaba nuestra fuerza" y desde ahí seguimos resistiendo sin romper la unidad del Evangelio. Especialmente en América Central siempre dijimos que nuestra  fuerza no estaba en la confrontación, sino en la fuerza del Evangelio y del compromiso. Tratamos de mantener  unidas dos realidades: la "verdad del Evangelio"  y la "unidad de la Iglesia".

Por todo esto nos solidarizamos con el "Movimiento Somos Iglesia", pero no nos solidarizamos con sus  posiciones rupturistas y en el fondo muy "eclesiásticas" y muy poco solidarias con el Pueblo de Dios en  Tercer Mundo. Ustedes son demasiados  eurocéntricos y centrados sobre sus propios problemas, con mucho poder de comunicación, pero con muy poco espíritu solidario con los que "somos Iglesia" entre los pobres, los  invisibles, los que mueren de hambre a diario. Tememos a las Multinacionales, en la actualidad casi todas europeas, y sus megaproyectos que nos están aniquilando, a los humanos y a la madre tierra y agua. Tenemos también esperanza en el Papa Francisco y su declaraciones muy claras  contra el neoliberalismo, la economía de mercado, el fetichismo del dinero, en su documento  "Evangelii Gaudium". 

En el pasado hemos podido resistir a la persecución incluso a momentos de la Congregación de la Doctrina de la Fe", pero nuestra fuerza estuvo siempre en nuestra fidelidad y solidaridad con los pobres. Nuestra  Teología de la Liberación  y nuestra instituciones comunitarias cristianas de Base salieron fortalecidas, porque descubrimos "donde está nuestra fuerza". Ustedes con sus posiciones rupturistas y también muy institucionalistas, nos están "haciendo daño", porque deforman nuestro verdadera renovación desde los pobres y desde Tercer Mundo. Estamos un poco desilusionados con  vuestro  eurocentrismo poco solidario. Reconocemos ciertamente muchas instituciones europeos solidarias  con la defensa de los Derechos Humanos, con las instituciones que luchan por supera la pobreza y la maldad en nuestro continente latinoamericano. También reconocemos a los misioneros y misioneras europeas que han dado sus vidas por nuestros pueblos y nuestras comunidades cristianas, incluso guardamos la memoria del martirio de muchos de  ellas y  ellos. Expresamos la solidaridad con ustedes, pero que también sean solidarios con la Iglesia del Tercer Mundo. No solos ustedes son Iglesia. 

Les escribe Pablo Richard, de San José, Costa Rica, trabajando en Centroamérica desde hace 40 años con el pueblo y con la Iglesia de los pobres en América Latina. Mi opinión la he reflexionado con muchos de nuestros equipos y comunidades y hemos llega a un consenso pluralista, pero también firme en nuestra convicciones. Fin

Pablo Richard
Amerindia en la Red

+Leído en Iglesias

+Leído en Portal CEDM