images/stories/noticias/centroecumenico/e66ih906u866692z3vn6.jpgCompartimos con ustedes un ensayo realizado por pobladoras de La Libertad, que se han sumado al proyecto CIECH-CEDM. "LA ORGANIZACIÓN Y LA LUCHA FUERON, SON Y SERAN LOS UNICOS CAMINOS PARA SEGUIR CONSTRUYENDO".



Evocando recuerdos de infancia y de saber popular llegan a nuestros oídos las historias de nuestra querida población Libertad, enclavada entre el hospital, la cárcel y el cementerio. El origen de su nombre aún es un misterio, pero hay quienes dicen y concuerdo con esa teoría de que al encontrarse al lado de la cárcel los presos que lograban huir de las paredes que separaban la población de este recinto penal, al tocar el suelo de nuestra población exclamaban:”Estamos en Libertad”.

Corría el año 1950 cuando se comienza la instalación de una gran empresa en Talcahuano. La visión de los dueños de Huachipato era proveer de el acero que necesitaba nuestro país para no depender de las empresas extranjeras lo que derivo en una gran migración de obreros y campesinos que vinieron a probar suerte y se quedaron en unos terrenos que eran propiedad de Huachipato. Un lugar lleno de dunas, arenales, chochos, inhabitable para algunos donde se comenzaron a levantar viviendas rusticas hechas a fuerza de la necesidad de tener un techo donde cobijarse. Los inviernos eran un dura prueba a la valentía de estos vecinos pues veían como sus casas se inundaban y las calles eran verdaderas lagunas, aun cuando la pobreza se vislumbraba a metros de distancia nuestros niños tomaban estas situaciones como algo natural y disfrutaban del paseo en sus bateas o medios tambores improvisando remos de tablas de cerco.

Nuestra historia está llena de sacrificios, pues para lograr algún beneficio era necesario emplear formas de hacerlas conocer a las autoridades poco ortodoxas, ya que no se deseaba que estos terrenos fueran convertidos en un lugar para vivir sino habían fuertes intereses de que se construyeran más industrias.

Nuestros antecesores dignos pioneros de nuestras raíces lucharon de forma brava para conseguir agua, luz y un lugar en la comunidad de Talcahuano. Cuantas noches de vigilia alrededor de fogatas para hacer entender a nuestras autoridades que urbanizar esta población era algo inevitable, hasta que la organización y la lucha de nuestros vecinos y vecinas lograron sus objetivos.

En el año 1970 se funda la Junta de Vecinos Nº 19 Libertad, con dirigentes esforzados y con una sola misión, llevar a la Población Libertad al lugar de importancia que merecía por ser una de las poblaciones mas antiguas junto con Población Gaete.

Durante muchos años nuestros dirigentes y líderes lucharon por establecer nuevas mejoras para nuestros vecinos pero con el golpe militar quedaron truncadas muchas de estas aspiraciones. Sin embargo dentro de esos tiempos se planteo la idea de erradicarnos de nuestros hogares a mejores lugares dentro de Talcahuano, así podemos encontrar vecinos de nuestra población Libertad en Hualpén, San Pedro de la Paz, Chiguayante, y en tantas comunas dentro de nuestro querido CHILE. Durante este periodo de gobierno militar la vida de los pobladores se torno casi inhumana, la desesperanza se apodero de nuestras vidas solo la iglesia a través de su párroco Bernardo Schroer logra llevar una luz de esperanza y fe a nuestros atribulados vecinos y sus hijos canalizando la ayuda que llega desde otro lugares y de otros países, como no recordar a las Hermanitas de Jesús representadas por nuestra querida hermanita Clara gestora de grandes ideas, los comedores populares, la capacitación de monitoras de salud sin dejar de lado su guía espiritual que lleva el alimento a nuestras almas en periodos tan difíciles.

Con la llegada de la democracia se instauraron nuevas directrices con respecto a los dirigentes vecinales pero como nosotros teníamos buenos líderes ellos continuaron a la cabeza de esta Unidad Vecinal, y así como todo tiene un punto culmine así también se llega a un estado de baja autenticidad de nuestra población en donde existiendo lideres buenos también habían lideres no tan buenos.

Llegan a nuestra población un grupo de jóvenes estudiantes universitarios que motivados por un compromiso social y el espíritu de servicio innato con la educación popular que implementando un sistema de ayudando me ayudo crean nuestro querido y recordado REFORZAMIENTO ESCOLAR.

Fue aquí donde se comienza a gestar nuevamente la idea de nuestra identidad como población, en busca de nuestras raíces, de nuestras luchas, de nuestro poder de gestión autónomo, en donde se siembra la semilla de luchar por “SER PROTAGONISTA DE NUESTRA PROPIA HISTORIA”, situación que deriva en fuertes cambios a nivel de dirigencia vecinal, en cuya tramitación se necesito de mucha fuerza, templanza, seguridad, y hasta fuertes muestras de movilización para lograr objetivos. Y así fue. Una vez mas quedo demostrado que la ORGANIZACION Y LA LUCHA son los mejores caminos para conseguir un ideal.

Dentro de este tiempo de conocernos y reconocernos como auténticos pobladores de Libertad se concreta un hermoso proyecto hecho en base al libro de la historia oral de la población por el profesor de Historia y Geografía don Pedro Jorquera Arriagada “ Los Caminos de la Libertad”, y con aporte del FONDART nace para nuestro regocijo la obra

“LA HISTORIA MUSICAL DE LA POBLACION LIBERTAD DE TALCAHUANO”.

Los adelantos y reconocimientos a nuestra población continuaron y junto al esfuerzo de la Junta de Vecinos que aunó el interés de las empresas colindantes, el gobierno a través del Gore para recuperar y hermosear nuestras áreas verdes convirtiéndolas en lugares de esparcimiento para niños, jóvenes y adultos que tanto las necesitábamos.

Mi población Libertad de hoy, azotada por la cesantía, que conlleva a otros menesteres de nuestros vecinos que no es propio nombrar en esta oportunidad, cuando creemos que la elección de nuevas autoridades de todo nivel tanto local como nacional nos catapultarían a un mejor vivir en comunión y esperanza, una noche de un final de semana en donde todos nos preocupamos por cual o mejor uniforme llevar al colegio , de este cuaderno o este lápiz mas espectacular, o de quien tuvo las mejores vacaciones o hay de quienes ni siquiera tuvieron vacaciones, siendo las 03:34 minutos de la madrugada del 27 de Febrero de 2010 la vida se convirtió en pesadilla, no alcanzando a dimensionar que pasaba o que más podría suceder como un maremoto debido a nuestra cercanía con el mar del puerto de San Vicente o puerto de Talcahuano, corrimos a refugiarnos al cerro la U, arrancando en pijamas, desgreñados, asustados, luchando solo por sobrevivir, y en aquella cúspide conocimos la seguridad, donde a nuestro alrededor solo reinaba la oscuridad, la incertidumbre, el miedo, acompañándonos como hermanos en el momento mas vulnerable y frágil que nos tocaba vivir.

Y se vuelve a Huachipato nuevamente, ¿Por qué?, si nos sentíamos frágiles y vulnerables después del terremoto esta empresa que nos cedió los terrenos para edificar nuestros humildes hogares allá en los años 1950-1960 hoy nos proveía de un lugar en donde refugiarnos ante la eventualidad de una nueva catástrofe, lo hemos bautizado “NUESTRO AMIGO CERRO” que cobijo a centenares de vecinos de todos lados pero principalmente de Población Libertad. Fue el hogar durante muchos días de familias que atemorizadas no podían bajar a sus casas, solo hace algunos pocos meses podemos decir que retornaron todos a sus viviendas.

El terremoto y posterior tsunami, dejo huellas imborrables en nuestro cuerpo y en nuestra mente, el miedo a lo desconocido y a lo inesperado se apodero de nuestras mentes, nuestras vidas y nuestro quehacer solo se cifraban en ¿Cómo sobreviviremos a esto? La respuesta llego casi al instante, volvimos ser pioneros en nuestra propia población, nos convertimos en personas organizadas y luchadoras, para tener los servicios básicos en nuestros hogares. La diferencia estaba en que ahora la lucha no se dirigía hacia nuestras autoridades sino a nuestro propio ingenio y así fue como comenzaron a salir los pozos del cual obteníamos el vital elemento y hasta en algunos casos sirvió hasta para el consumo. Nos protegíamos unos a otros, cuidábamos nuestros hijos no importaba de quien fuera, eran y son nuestros niños, a nuestros adultos mayores y a quien necesitara nuestro granito de arena, retornamos a tiempo de juegos de niños a reunirnos en torno a una vela y decirnos cuantos nos amábamos, los abrazos fue el mejor método de comunicación adoptado en esos días, como me reconfortaba saber o ver a nuestros vecinos y amigos.

La solidaridad fue nuestro real estandarte en tiempos de crisis, el compartir nuestros alimentos, sin ninguna tecnología, volvimos a ser sencillos, simples y naturales.

Por eso y hoy en el año del Bicentenario cobra mas fuerza el lema de nuestros antiguos pobladores, LA ORGANIZACIÓN Y LA LUCHA FUERON, SON Y SERAN LOS UNICOS CAMINOS PARA SEGUIR CONTRUYENDO EN LIBERTAD.


Corina Fuentes Henríquez
Margarita Pinilla Fuentes
Graciela Pinilla Fuentes

Pob. Libertad, Talcahuano.
Noviembre de 2010