Revista Pastoral Popular

Editorial. Hacia nuevos procesos democráticos. "Tu problema es mi problema". Ese lema de los ayseninos lo sentimos todos como nuestro: sus procesos son también nuestros, porque allí, entre las lluvias del sur y gracias a la visión y el aguante de los patagones, parece asomarse el sol de un nuevo día para Chile.

Entre los muchos temas de lo que está sucediendo en esa región, quisiéramos detenernos aquí solo en uno: cómo surge y cómo actúa un dirigente popular, tema que nos toca de cerca dada la orientación de esta revista y del Centro del que ella es portavoz.

Uno de los treinta dirigentes del movimiento social en Aysén es Iván Fuentes. A veintitrés días de desencadenado el conflicto, dio una entrevista a la revista The Clinic. En ella cuenta que, de ser un niño campesino como tantos de la re¬gión, sin futuro por el aislamiento de su tierra y la falta de medios económicos familiares, tuvo la suerte de que una pa¬reja de educadores lo descubriera, lo acogiera en su casa, lo estimulara y le diera la oportunidad de educarse. Ahora, tras el camino recorrido y desde la vocería que representa, afirma que no quiere ser político, sino seguir siendo un hombre "co¬mún y corriente", libre para hacer lo que le gusta: "ver crecer a mis hijos..: ', "hacer invernaderos, podar árboles y cantar", "caminar tranquilo por las calles, conservar la amistad con la gente, ... tomarme una cerveza con alguien, ir al estadio con mis hijos de la mano, jugarme una buena pichanga..."

Después de ejercer diversos oficios principalmente en la pesca artesanal, se ha convertido en uno de los portavoces de las mesas de negociación y articulados de los varios lideraz¬gos que encabezan el movimiento social. No es un dirigente obsesivo ni duro de cabeza, según la caricatura que del movi¬miento y sus líderes han querido hacer los medios de prensa controlados por el Ministerio del Interior. Cuando otros se pa¬ran de la mesa de conversación y la abandonan, él se vuelve a sentar. Porque no se queda en pequeñeces. La virtud que le encanta y quiere promover es la "grandeza". Se trata de la grandeza de alma, la magnanimidad. Es el talante patagónico. Gracias a éste el movimiento sigue adelante. "La grandeza de la Patagonia ha sido el peor enemigo del Gobierno", es la frase que el periodista destaca como título. Fuera de su contexto, se podría pensar que está hablando de grandeza geográfica o del paisaje. Pero no. Se trata de un alma colectiva que no se deja constreñir en los asfixiantes espacios de políticas partidistas ni de cálculos .electorales.

Doce años antes, desde su puesto de dirigente de un sin¬dicato que él mismo había inspirado y organizado, había he¬cho la propuesta de crear un "frente" que unificara todas las peticiones pendientes de los patagones, desde el campo hasta la costa. La palabra "frente" había despertado sospechas en ese tiempo, por su relente popular o izquierdista. Doce años después, puede constatar: "logramos hacer un movimiento de unidad, capaz de proponer no una petición de los pescadores artesanales, ni de los campesinos por separado, sino que con el sentido humano de una partitura colectiva. Ahí están todas laspropuestas. Esta es una petición de la Patagonia." La imagen maravillosa de una partitura, es decir, de una música escrita en varios pentagramas, como la de un coro polifónico o de una orquesta, sitúa de entrada a estos "pliegos" colectivos en un nivel distinto del de unas reivindicaciones sociales o políticas ordinarias. No se habla de "lucha" salarial, ni de "reivindica¬ciones" ciudadanas, sino del variado mundo de la vida, pero un mundo ya organizado con espíritu y afecto, donde la diver¬sidad de las -voces no produce disonancias ni estridencias, sino armonía, y los movimientos se suceden cada uno a su paso y con su ritmo, respondiéndose el uno al otro y complementán¬dose recíprocamente.

Estas declaraciones hechas en la fluidez de una entrevista nos ponen en contacto con -una imagen muy distinta de las vociferaciones con que los reporteros controlados por el poder político central nos quieren hacer creer que en Aysén pasa lo de siempre, que se trata de desórdenes callejeros, que al Go¬bierno no le queda otra tarea que la de hacer cumplir la legali¬dad vigente y que faltaría a su deber si no lo hiciera llevando para ello efectivos policiales ajenos a la región, desconocidos en ella, extraños y casi extranjeros, con carros lanza aguas nunca vistos en Aysén y Coyhaique.

Son declaraciones maduradas a ¡o largo de un aprendizaje, como el mismo dirigente lo cuenta hablando de la indignación que en su juventud le producía el comportamiento mezquino de los amos de las tierras: "los grandes dueños de las siembras [de papas] echaban las vacas antes que llegara la gente [a ras¬trojear]. Uno veía esto con odio. Después he ido aprendiendo que no hay que tenerle odio al capital." Una frase, esta última, que puede producirle escozor a más de un militante político de las izquierdas tradicionales, pero que al menos da que pensar, dada la práctica sorprendente que la respalda. Pues liberarse del odio no es lo mismo que dejarse caer en la pasividad, la inacción o la indiferencia. Iván Fuentes toma nota, reconoce y refrenda la "rabia" demostrada tan masivamente por la pobla¬ción patagónica. Una rabia, interpreta él, que no se dirige a la persona de un político en particular, sino que es "interior", es decir, incubada, y tiene que ver "con la política general, con el sistema".

Son algunos de los dichos de un dirigente. Él está res¬paldado por muchos en la Patagonia. De alguna manera, él es a la vez producto e inspirador de un movimiento que va para largo. Movimiento como de capas tectónicas, lentas pero irrefrenables, de una sociedad que va haciendo la experiencia de un nuevo poder, el de una comunidad que se descubre y construye a sí misma en el diálogo –"tu problema es mi pro¬blema"_ igual como ese mismo lema, tan sencillo y decidor que "se le ocurrió a mi colega Misael", dice Iván, en una con-versación de sobremesa.

Para que lo aprendamos todos. PP

Ver revista

Los/as invitamos a suscribirse a Revista Pastoral Popular. Para mayor información enviar Cupón adjunto.

Cupón de suscripción

Banner CEDM

Centro Ecuménico Diego de Medellín

Buscar

Calendario de Actividades CEDM

alt