.

El pacto de las catacumbas vivido por el Papa Francisco

El pacto de las catacumbas vivido por el Papa Francisco

EAhora con el Papa Francisco este pacto gana plena actualidad. Vale la...

LA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN, ¿UNA ANCIANA MORIBUNDA?

LA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN, ¿UNA ANCIANA MORIBUNDA?

“Efectivamente, las figuras relevantes de la Teología de la Liberación...

La Iglesia nace en Pentecostés

Jesús había prometido a sus discípulos el Espíritu, que sería para ellos luz, fuerza y su defensor frente a los enemigos, pero los apóstoles no entendían qué quería decir Jesús con estas palabras.  Los Apóstoles se dispersaron al morir Jesús: creían que todo había sido un hermoso sueño, un fracaso.  Pero Jesús resucitado se les apareció y ellos creyeron en él.  Y antes de volver al Padre de nuevo, les prometió otra vez que les enviaría su Espíritu.  Lucas en los hechos de los Apóstoles nos narra lo sucedido.

Los apóstoles estaban reunidos con María, cuando irrumpió con fuerza el Espíritu.  Es una nueva creación, una nueva alianza. Sucede lo contrario a Babel: hay gozo, valentía, amor y comprensión mutua.  Todo esto significa los símbolos del viento y de las lenguas de fuego, Hechos 2, 1-13.

Fruto del Espíritu es la valentía con la que Pedro anuncia a Jesús, invita a la conversión y al bautizo.  Muchos son bautizados y se agregan a la comunidad de Jesús. nace la Iglesia.  (Hechos 2, 14 -41).

Lucas nos describe algunas de las características de la primera Iglesia:
“Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles,compartían sus bienes,partían el pan (Eucaristía)eran asiduos a la oración” (Hechos, 2, 42).

No es extraño que muchos deseasen formar parte de esta comunidad:
“La comunidad de los fieles tenía un solo corazón y una sola alma.  Nadie consideraba suyo lo que poseía sino que todo lo tenía en común.  Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con mucho poder y Dios les daba su gracia abundantemente.  No había entre ellos ningún necesitado, porque todos los que tenían campos o casas las vendían y entregaban el dinero a los apóstoles, quienes repartían a cada uno según sus necesidades”(Hechos 4,32-35).

Preguntas para el grupo:
¿Qué es lo que impresiona más de la Iglesia primitiva?
¿El éxito de las sectas no se deberá a que muchas de ellas intentan vivir rasgos de la Iglesia primitiva que nosotros quizás hemos olvidado?.
¿Se parecen las comunidades eclesiales de base a esta Iglesia primitiva?.
La Iglesia primitiva no se encierra en ella misma, sino que se abre a las necesidades ajenas.  Pedro y Juan sanan a un tullido en nombre de Jesús Nazareno.  Es una Iglesia liberadora de todo mal, (Hechos 3, 1-16).
El haber curado al tullido en nombre de Jesús, ocasiona la primera persecución a la Iglesia.  Pero los Apóstoles prefieren obedecer a

Dios antes que a los hombres y no dejan de anunciar el evangelio del Señor.  (Hechos 4, 1-22).  Y nuevamente apresados:
“Salieron del sanedrín muy gozosos por haber sido considerados dignos de sufrir por el nombre de Jesús.  Y todos los días enseñaban y anunciaban en el templo y en las casas ‘la buena nueva’ de Cristo Jesús” (Hechos 5, 41-42)
Pero Dios quería que esta Iglesia se extendiese no solo entre los Judíos, sino también entre los paganos. El Señor se apareció a Saulo, un fariseo perseguidor de la Iglesia y lo convirtió en el gran apóstol de las naciones San Pablo.  (Hechos 9, 1-30).
Así la Iglesia se extendió por todo el mundo.  Un día, hace casi 500 años, los sucesores de los apóstoles llegaron a América Latina; la buena nueva de Jesús se nos anunció, creímos y nació la Iglesia entre nosotros.  Pero sobre esto volveremos a hablar más adelante…

“Consumada, pues, la obra, cuya realización en la tierra el Padre confió al Hijo, fue enviado el Espíritu Santo el día de Pentecostés para que santificara sin cesar a la Iglesia, y de esta forma los creyentes pudieran acercarse por Cristo al Padre en un mismo Espíritu.  El es el Espíritu de la vida, o fuente del agua que salta hasta la vida eterna, por quién el Padre vivifica a todos los hombres muertos por el pecado, hasta que resuciten en Cristo sus cuerpos mortales.  El Espíritu habita en la Iglesia y en el corazón de sus fieles como en un templo, y en ellos ora y da testimonio de la adopción de Hijos” (Constitución dogmática sobre la Iglesia, Vaticano II, n4).

(Víctor Codina)
Amerindia en la Red

+Leído en Teología

+Leído en Portal CEDM