.

El pacto de las catacumbas vivido por el Papa Francisco

El pacto de las catacumbas vivido por el Papa Francisco

EAhora con el Papa Francisco este pacto gana plena actualidad. Vale la...

LA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN, ¿UNA ANCIANA MORIBUNDA?

LA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN, ¿UNA ANCIANA MORIBUNDA?

“Efectivamente, las figuras relevantes de la Teología de la Liberación...

La irracionalidad idolátrica del mundo: novedad de la “Alegría del Evangelio”

Hay en el documento la "Alegría del Evangelio " (especialmente en los n° 50 a 62), una novedad teórica poco comentada (por lo menos en lo que visto), que creo fundamental para una nueva comprensión del mundo que vivimos y de la misión del cristianismo y hoy. Por eso quiero, después de una larga ausencia en las páginas de Adital, comprometerme a escribir una pequeña serie de artículos sobre este tema.

El Papa inicia el segundo capítulo de la Encíclica diciendo que antes de hablar de algunos temas fundamentales de la evangelización, conviene hablar sobre el mundo en que vivimos y actuamos (n°. 50). Esta postura nos recuerda el método "ver-juzgar-actuar"; Pero es más que un simple "ver" la realidad para después "juzgar" si está de acuerdo o no con el "proyecto de Dios” y luego "actuar" o planificar la acción. Podemos darnos cuenta cuenta que la forma en que es presentada la visión de la realidad y de la evangelización, no es lineal – una secuencia que del primero al segundo, al tercer paso etc., ya que el momento de "ver” no es autónomo y neutro (como pretenden las ciencias modernas) y anterior al juzgar, sino que está influenciado por este "juzgar”.El Papa expresa que una visión sociológica de la realidad, con pretensión de neutralidad ética, no es útil a aquellos que están preocupados con la misión de evangelización (e incluso para quien busca profundas transformaciones sociales), por esta razón es necesario realizar un diagnóstico de la realidad social hoy, en la línea del discernimiento evangélico”.Después de explicitar su método, el Papa señala "la exclusión social y la enorme desigualdad social (que está preocupando incluso a la élite capitalista mundial, representada en el foro económico mundial de Davos), como los principales desafíos actuales y propone una clave de lectura para explicar esta situación. La causa principal no es, como dicen los pensadores neoliberales, la falta de libertad del mercado o de eficiencia económica, sino más bien la idolatría del dinero", que conduce a la absolutización de las leyes del mercado a expensas de la vida humana.

Debemos destacar aquí que la cuestión de la exclusión social y la excesiva desigualdad económica y social en el mundo no aparece en un documento de "Enseñanza/ Doctrina Social de la Iglesia" – como era acostumbrado – sino en un documento que tiene como tema central la evangelización. En las últimas décadas, incluso en los últimos siglos, cada vez que la iglesia trataba el tema de la evangelización, el "adversario” era el ateísmo, el racionalismo y el secularismo del mundo moderno. Por eso es tenemos muchos trabajos teológicos para justificar la fe en el frente la razón y la ciencia. Si entendemos que la misión de evangelizar se realiza en un mundo racionalista y ateo, la tarea principal es anunciar que Dios existe y, en seguida, que Dios encarnó en Jesús.Y para esto es necesario justificar y defender la fe y la religión frente al secularismo (que es distinto de la secularización - un tema que no podemos abordar aquí). Si miramos cuidadosamente, podemos ver que la inmensa mayoría de las obras teológicas "progresistas" europeas asumen como verdadero el discurso de que el mundo moderno capitalista está fundamentado en la razón y tratan de justificar la fe cristiana en dialogo con la razón y las ciencias modernas.

Cuando el Papa dice que el mundo actual no es ateo y centrado en la razón, sino que se basa en la "idolatría del dinero "– un tema bastante desarrollado por TL, especialmente en la "Escuela del Dei" (Franz Hinkelammert, Hugo Assmann, E. Dussel y otros) – el tema económico es puesto en el centro de la discusión teológica sobre la misión de evangelización; y, más aún, se afirma que el mundo moderno no está  fundamentado en la razón atea, sino en la irracionalidad de la idolatría. O como dice, Hinkelammert, "la razón es la racionalización de lo irracional". Por otra parte, el pequeño texto de Walter Benjamin, "El capitalismo como religión", publicado por primera vez en 1985, ha generado muchos debates sobre este tema también entre pensadores, no vinculado a la teología.La obra colectiva "La lucha de los dioses "(1980), que es un hito en el TL, ya argumentaba que el problema central del mundo moderno no es ateísmo, sino más bien la idolatría que exige el sacrificio de vidas humanas, especialmente de los pobres, en nombre de los dioses de la opresión de nuestro tiempo. Así como Israel luchó contra el "becerro de oro" y Baal, hoy nos enfrentamos a la idolatría del dinero, del mercado y del capital.

Los ídolos son dioses que requieren el sacrificio de vidas humanas y la adoración de estos dioses fascina a sus "fieles"; y estos explotan y matan en nombre de una misión sagrada. Por eso, frente a la idolatría, no basta denunciar las injusticias porque éstas no son vistas como son vistas como algo maligno a ser enfrentado, sino como un sacrificio necesario para la salvación”. Esta percepción debe cambiar nuestra forma de hacer pastoral y de realizar luchas sociales. (Continuará)

Jung Mo Sung es el autor, con N. Míguez y J. Rieger, de "Más allá del espíritu del Imperio", Paulinas. Twitter: @jungmosungTraducción: ricazuga51@yahoo.comhttp://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=79962&langref=ES&cat=24 

Amerinida en la Red

+Leído en Teología

+Leído en Portal CEDM